jueves, 7 de mayo de 2015

#Queer #Gramática: Chicas masculinas (la parodia como estrategia queer)

NOTA: post recuperado de mi colaboración con el twitter @Espaciolesbia (2012). Este artículo es de mi autoría.
LINK PESTAÑA SOBRE LESBIANISMO
[4 post agrupados como "Género como gramática y su transgresión"]

La masculinidad en lesbianas suele ser una marca semejante a la feminidad en gays, no sólo por tener un algo del otro sexo o género, sino por lo que ello implica.

<< Chicas masculinas es una paradoja para la observación >> y de este enunciado podemos aclarar al menos dos puntos y una estrategia queer.

Primero, sobre la observación, una paradoja se nos presenta a la vista como algo ilógico, ser y no ser al mismo tiempo; acaso la contradicción de dos opuestas juntas (ser chica y la masculinidad en este caso).

Sin embargo, debemos aceptar que, cuando observamos, la realidad es tal cual y la contradicción sólo puede estar en nuestro marco interpretativo. Creemos ver, nuestro conocimiento cree discernir con la vista; pero la visión retorna hacia nosotrxs mostrándonos una contradicción que sólo puede partir en quien mira. O bien nos equivocamos, o bien vemos algo que no existe.

Observar implica discernir cosas a partir de nuestra manera de conocer, de modo que en realidad las paradojas nos hablan más de quien observa que de lo observado. Rompen con el sentido común del que partimos, cuando la evidencia nos muestra con crudeza que carecemos de verdades sino de interpretaciones.

Por tanto, algunas personas al leer este post habrán tenido una impresión de paradoja desde el principio, de contradicción al hablar de chicas y de masculinidad; para otras personas esta aparente contradicción forma parte de su sentido común y poco o nada pudiera sorprenderles.

Segundo, sobre la paradoja en la práctica del género; si ser femenina corresponde a chicas y ser masculino a chicos, ¿cómo pueden confluir ambas en una sola persona? Así, chicas masculinas muestra al observador 1) que su interpretación sobre dos géneros opuestos es falsa, 2) que la masculinidad no es exclusiva de hombres. El marco interpretativo crea visiones tan falsas que pueden verse los dos géneros a la vez.

Por cierto, la parodia (imitar con cierta ironía) es una de las principales estrategias de activismo queer. Dado que no podemos elegir las normas o prácticas de género que nos anteceden y constituyen, sí podemos al menos durante nuestra puesta en escena (como actores/actrices sociales) retorcer estas creencias/normas/prácticas sobre sí mismas para obligar a observadorxs a falsar su marco interpretativo.

Ser masculino no es propiedad ni rasgo natural de hombres, tampoco de lesbianas; no es propiedad de nadie sino una puesta en escena, un juego de impresiones.

Resumiendo, << chicas masculinas es una paradoja para la observación >>, ya que insta a quien observa a valorar que, o bien ve algo irreal, o bien su marco interpretativo es falso; de este modo el género es parodiado mostrando su propia falsedad.


Sin embargo, recuérdese que cambiar las creencias sobre unx mismx y nuestra relación con el mundo es lento y doloroso; también para quien observa.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada